28/3/13

Bolonia



Bolonia es una ciudad estudiantil.  Su Universidad es la primera de Europa y no nos defraudó. Sus plazas tienen bonitos edificios y muchas de sus calles son porticadas. Los pórticos son muy variados, con techos de colores o con bóvedas de ladrillo y todos con el denominador  común de estar muy transitados y ser agradables para pasear. Son, junto al  predominante color rojo de los edificios, lo que caracteriza, en buena parte, a la ciudad.





Tuvimos suerte y encontramos aparcamiento en la Calle Camillo Ranzani a diez minutos del centro histórico. Es zona azul hasta las seis de la tarde. Desde aquí, pasando por La Puerta de San Donato se accede a la Vía Zamboni, calle universitaria por excelencia.


Entramos en varias Facultades, una de ellas la de Derecho, o de Jurisprudencia como ellos dicen, que es un Palacio con un bonito pórtico: Malvezzi Campeggi. 



Pasamos por el Oratorio de Santa Cecilia también con un pórtico rodeándole, en la Piazza Verdi y por La Iglesia de San Giacomo Maggiore. Desde esta calle ya se pueden ver las dos torres que son el símbolo de la ciudad: La Torre Garisenda, que está claramente inclinada y la Torre Asinelli.





 Después de ver recientemente, unas fotografías del interior de la Torre Asinelli y de las vistas que se obtienen desde arriba, siento muchísimo haberlas encontrado cerradas. Es una subida obligada si vais a Bolonia.
          
Nos hemos acercado a la Plaza Mayor y como es habitual en este viaje, la fachada inacabada de San Petronio estaba en restauración. La incrustación de mármoles  alcanza solo hasta la altura de las tres portadas. La portada central es una obra maestra de Jacopo della Quercia aunque fuera acabada por otros maestros. Es la Basílica más importante y mayor de Bolonia. El interior presenta el estilo de basílica gótica con una rica decoración y en el que vimos la famosa meridiana del astrónomo Cassini  y el Péndulo de Folcaut (en la facultad de Física de Salamanca también tenemos uno). 

La Plaza Mayor o Maggiore está rodeada por magníficos Palacios como el del Podestá, sede del Ayuntamiento que en la parte derecha de su fachada tiene una portada con la escultura del Papa Gregorio XIII y un relieve de la Virgen y en su parte izquierda o gótica, la torre angular con su reloj.



Desde el interior del Patio se accede a las colecciones artísticas de la ciudad, expuestas en salas con techos de los siglos XVI y XVII y con piezas notables como el Retrato de un anciano de Cánovas.



El Palacio d’Accursio con su reloj, sirve de pared al escenario  con butacas y  pantalla gigante que ocupa el centro de la plaza.



Se comunica con la Plaza de Neptuno, llamada así por otro de los símbolos de la ciudad: la fuente de bronce de Neptuno a la  que los boloñeses llaman cariñosamente  "el gigante”. Simboliza el poder papal: del mismo modo que Neptuno domina el mar, así el Papa gobierna la tierra. Llama la atención las cuatro ninfas  a las que le brota agua de los pechos y al igual que lo que ocurre con la famosa rana de Salamanca, aquí también existe la leyenda de que para tener suerte en los exámenes, el estudiante tiene  que dar dos vueltas alrededor de la fuente, al igual que lo hizo su escultor, Juan de Bolonia, antes de su diseño.




Volviendo a la Plaza y rodeando San Petroneo hemos pasando por la Plaza Cavour. 





Hemos llegado hasta la Iglesia de Santo Domingo donde reposan los restos del Santo en un Arca de mármol considerada una de las piezas más importantes de la escultura italiana en la que intervinieron diferentes autores, entre ellos Pisano y Miguel Angel.


                    
 No teníamos plano y siguiendo una  dirección puramente instintiva, pasamos por  varias calles porticadas.







Llegamos hasta la Plaza del Palacio de la Mercancía, actualmente sede de la Cámara del Comercio, con arcos ojivales y un friso en la parte superior con  escudos de armas pertenecientes quizá, a los distintos gremios.






 Volvimos a pasar por las Dos Torres y nuevamente por la Vía Zamboni nos dirigimos a buscar la auto.






Bolonia es una ciudad de la que habíamos oído hablar mucho y sobre todo, a raíz del famoso Plan de Bolonia. No la teníamos en el itinerario y  lo poco que hemos visto de ella, nos ha gustado y sorprendido, sus plazas, sus calles, su ambiente.    
Ahora nos dirigimos al área de Padua.

13 comentarios:

  1. Me encanta Italia... a ver cuando me puedo marcar un viajecito por esas tierras

    ResponderEliminar
  2. Yo he estado 3 veces en Bolonia, una de las veces tuve ocasión de visitar el Colegio de España en Bolonia, he visto cosas distintas en cada una de mis viajes a Bolonia y en las 3 disfrute mucho de la visita.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ha sido increíble! no he estado en Bolonia, pero ahora como si lo hubiera estado. Son unas fotos estupendas y un texto aun mejor. Yo tampoco me voy a perdes vuestros viajes. Muchas gracias por vuestra visita. Besoooos

    ResponderEliminar
  4. No sé por qué me recuerda a Alcalá de Henares, en Madrid....

    ResponderEliminar
  5. Yo estuve muy poco tiempo pero me gustó bastante. Los estudiantes que hacen Erasmus hablan bien de ella.
    Alcalá de Henares no lo conozco, así es que no puedo opinar.
    Muchas gracias por pasaros por aquí y dejar vuestros comentarios.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Muy bonitas arquitecturas, bellas fotos documentándolas , abrazos

    ResponderEliminar
  7. Las ciudades universitarias son muy especiales ya que cuentan con mucha vida. Padova es otro centro universitario. Tuve una experiencia muy buena allí que tengo que contar pronto. Buscaré tu post de Padova ahora.

    ResponderEliminar
  8. No vi la ciudad en pleno curso con su ambiente estudiantil, pero aún así me gustó. Las ciudades con calles porticadas siempre me han atraído. Gracias por vuestros comentarios.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Que maravilla de recorrido virtual que me has permitido realizar por las calles de Bologna! No hay imagen que no haya mirado con detenimiento, transpiran por todos los píxeles esa magia única que sólo encuentras en Italia! Es cómo si de las plazas, los edificios, las calles porticadas pudieses escuchar la vida del día a día!
    Imponente!!!

    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa! Yo también hago muchos tours virtuales y disfruto con ellos. Me alegro que hayas viajado conmigo!

      Eliminar
  10. Pues sí que gusta el sitio. Me dan hasta ganas de volver a la Universidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deja, deja! Sería bueno volver, pero con la edad de entonces!
      Nos pilló el viaje el año que tanto se habló del "Plan Bolonia" y no quisimos dejar pasar la oportunidad de acercarnos a conocer la ciudad.

      Eliminar
    2. Volver, pero ya sabes: mucha cafetería y "tiempo muerto" ;) Para estudiar mucho no está uno ya, jeje.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...