19/10/13

Cangas de Onís, Puerta de los Picos de Europa

Cangas de Onís es uno de los 78 concejos en que se divide Asturias. Se convirtió en la primera capital al establecer aquí su corte Don Pelayo tras la batalla de Covadonga . Hoy es una villa muy acogedora que recibe muchos visitantes que se acercan  al Parque Natural de  Los Picos de Europa, al Santuario de Covadonga o a Los Lagos.



Tras realizar la Ruta del Cares  vinimos aquí en busca del área de autocaravanas,  El LLerau (N 43º 21' 7'' / W 5º 7' 31''). Está situada muy céntrica, al lado de la estación de autobuses y de un bonito paseo fluvial. Solamente tiene cuatro plazas  y la policía se presentó para decirnos que no se podía aparcar fuera de ellas , salvo multa de 200 euros. Nos sugirió que podíamos hacerlo en una explanada que había al lado para camiones y autobuses. No se entiende muy bien, puesto que el aparcamiento es grandísimo y estaba prácticamente vacío, pero no nos podemos quejar, teníamos área y dónde pernoctar.


Dejamos aparcada la autocaravana y fuimos a ver el icono de la ciudad convertido ya en uno de los símbolos de Asturias:  El Puente Romano, también llamado el Puentón o Puente Vieyu (Viejo) y  sin embargo es medieval. Se dice  que probablemente se restauró un puente romano anterior, porque se conoce la existencia de una calzada romana que unía Asturias con Cantabria.


Del arco central cuelga una reproducción de la Cruz de la Victoria, donada por Alfonso III el Magno a la Catedral de San Salvador de Oviedo. La tradición decía que la cruz de madera que se encuentra en su interior fue la que Don Pelayo blandió contra los musulmanes en la Batalla de Covadonga.  El carbono 14 desmintió tal tradición.

Vista desde el Puente Romano
Caminando por el casco urbano, y después de comprar un surtido de quesos en las variadas tiendas de productos asturianos de la Avenida de Covadonga, llegamos a la Iglesia Parroquial donde nos llama la atención la torre- campanario de tres pisos  con forma de espadaña. Sobre el arco de entrada se encuentra el escudo de la ciudad (el Puente Romano con la Cruz de la Victoria).


Enfrente de la Iglesia y en el centro de un jardín se encuentra la escultura de Don Pelayo, primer rey de Asturias como dice la inscripción, obra del escultor Félix Alonso.


Habíamos quedado con nuestros amigos de Pinofranqueado, y nos fuimos con ellos a hacer una de las mejores cosas que se puede hacer en cualquier rincón asturiano: ir de sidrerías. Constituyen una verdadera red social muy animada donde se dan cita asturianos y visitantes.



Al día siguiente era domingo, día de mercado y como nos encanta comprar y degustar productos de la zona, nos fuimos para allá. Se monta en las inmediaciones de la plaza de la Iglesia, concretamente en la Calle del Mercado y su continuación: la Calle San Pelayo


Tiene unos soportales cuyos pilares recuerdan a los de los hórreos, y en ellos se sitúan  puestos de verduras frescas cogidas de la huerta, de quesos artesanales de producción propia o de cereales y harinas entre otros.



Después de comprar quesos nuevamente,  y unas ricas roscas de pan, nos vamos caminando hasta la Oficina de Turismo, situada cerca del Puente Romano en una llamativa casa roja de estilo indiano, en la que tienen también  la exposición “Cangas de Onís, Puerta de los Picos de Europa”.
Se llama Casa Riera porque fue propiedad del doctor Riera, pero la construyó a principios de siglo la familia Garro después de emigrar  a Méjico. Octavio Paz estaba casado con una hija de la familia y se inspiró en esta casa para escribir su novela “La casa junto al río”.


Está rodeada de un parque en la margen derecha del río Sella y paseando por él se pueden ver las numerosas canoas que hacen el descenso. 


En este punto es donde desemboca el río Güeña y el tiempo y el entorno invitan a pasear. Tras cruzar un puente de madera nos vamos en busca de la capilla y dolmen de la Santa Cruz.


Esta capilla la mandó construir Favila, hijo de don Pelayo para venerar la Santa Cruz que enarboló su padre y que pasó a llamarse Cruz de la Victoria. Durante siglos se pensó que estaba allí enterrado su fundador, pero con las excavaciones se descubrió que la Capilla había sido construida sobre una tumba prehistórica (túmulo artificial cubriendo un dolmen).


Desde el interior de la capilla se puede ver este dolmen que posee decoraciones y pinturas grabadas.




Volvimos de nuevo al paseo fluvial y caminando por él fuimos en busca de la autocaravana para acercarnos a Ribadesella.

4 comentarios:

  1. Un pueblo muy bonito de Asturias y desde el que además se llega muy rápidamente a los Lagos de Covadonga. Además se come muy bien. Yo estuve alojado varios días aquí y lo recomiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que se come bien! Había unos menús estupendos y con precios increíbles. Gracias por compartir tu opinión. Un saludo!

      Eliminar
  2. Pero que arte con la sidra! Estupenda información y post. Un placer salir de paseo con vosotros, aunque sea virtual. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Gracias! Sí, eso parece pero...no.Lo que sí es cierto es que estaba buenísima! Un abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...