23/7/14

Rupit, un pintoresco pueblo integrado en la naturaleza


Rupit es un pequeño pueblo medieval situado a 845 metros de altitud, en medio del paisaje del Collsacabra, en la comarca de Osona. Accedimos a él después de comer en Vic, a 30 kilómetros, al que fuimos para ver el mercadillo que se monta los sábado en su Plaza Mayor.

Rupit surgió alrededor del siglo XI en torno al castillo de la Familia Cardona situado en lo alto de una roca. A esta roca, en latín “rupes”, le debe su nombre la población, que antes estaba situada cerca del riscal, en el llano de Fàbregues (s.X). A su alrededor empezaron a construirse las primeras casas y según una leyenda, cuenta con un pasadizo secreto para escapar hacia el Valle de Aro.


Si bien el castillo no se ha podido conservar, Rupit ha conseguido mantener ese aire rural que se respira caminando por sus calles empedradas de roca natural, entre casas de piedra de los siglos XVI y XVII. En los siglos XIV y XV se despobló debido a la peste y terremotos.


Nada más llegar encontramos un gran aparcamiento donde hay que dejar el vehículo. La oficina de información está al salir del aparcamiento a la izquierda y es al primer lugar al que nos dirigimos. Nos informan de un par de rutas fáciles que se pueden hacer desde Rupit pero cómo no veníamos preparados para ello, nos vamos a conocer el pueblo.


Lo primero que nos llama la atención es el puente colgante que hay que atravesar para acceder al núcleo de la   población, separado por un río. Lo construyeron artesanos rupitencos en 1945 y fue reconstruido totalmente en 1904. En la entrada, un cartel indica la prohibición de balancearse y pasar más de 10 personas a la vez. Es el elemento más fotografíado del pueblo.





Una vez dentro, nos encontramos las casas con dinteles  en los portales y las ventanas, muchas de ellas pertenecientes a los distintos oficios del siglo XVII como el del cerrajero, el sastre o los tejederos. El portal del herrero está reproducido en el Pueblo Español de Barcelona.



Pasamos por la Plaça Bisbe en la que compramos un par de imanes en una de las tiendas con productos típicos de la zona como la Ratafia que es un licor muy apreciado a base nueces verdes y los Pets de monja.


A continuación pasamos por delante de la  iglesia de Sant Miguel que es un edificio barroco que nació como filial de S. Joan de Fàbregues hasta que Rupit se constituyó en parroquia. El campanario es de construcción posterior. No pudimos entrar a su interior porque estaba cerrada.
Después de la iglesia accedemos a la Plaza Mayor 



Aquí se encuentra el ayuntamiento y la ventana gótica de Can Sallent representada en el Pueblo Español de Barcelona. Las casas de piedra, las balconadas de madera y las flores que adornan puertas y ventanas configuran un bonito espacio que algunos niños aprovechan para jugar. 



Continuando por el carrer Palau con su piso de piedra vamos viendo antiguas puertas de madera.



Volviendo para atrás subimos por su calle más emblemática: la Calle Fossar, llamada así porque en ella estaba situado el antiguo cementerio (fossa = cementerio) Esta calle empinada, con escalones de roca naturales y sus casas perfectamente adaptadas e integradas en la roca, tiene muchos de sus elementos arquitectónicos representados también en el Pueblo Español. En ella se respira la esencia rústica y medieval de Rupit. Si no fuera por los juegos de un campamento de niños, pareciera que estuviéramos en un antiguo tiempo detenido.




Desde lo alto de la calle se accede a la roca dónde estaba situado el castillo. No se si conserva algún resto de él porque nosotros no lo vimos.
Lo que sí se obtiene desde aquí, es una estupenda vista de Rupit con un frondoso fondo de vegetación y el campanario de la iglesia sobresaliendo por encima de los tejados rojos.




Después de ver todo el conjunto arquitectónico de Rupit, hay dos rutas fáciles e interesantes que se pueden hacer:

Desde Rupit al salto de Sallent

Es la más clásica. Se trata de un salto de agua aproximadamente de 80 metros. El punto de inicio se encuentra saliendo por una calle situada a la izquierda, unos metros más adelante de la fachada de la iglesia. En los folletos informativos leemos que se tarda aproximadamente media hora en llegar y entre tres cuartos de hora y una hora en volver. No tenemos el calzado apropiado y además queremos acercarnos a ver la Foradada de Cantonigròs, así es que dejamos la excursión pendiente para una futura visita.
Tiene dos itinerarios, uno siguiendo el margen izquierdo de la riera hasta llegar a Sallent y otro por el margen derecho del río hasta llegar al Molí Rodo, donde se unen los dos y continúan por el margen izquierdo.

Subida a la ermita de Santa Magdalena

Está situada en la cima de una colina rocosa y separada del pueblo por un gran barranco. Es visible desde Rupit.
También tiene dos itinerarios. Uno en el que el inicio coincide con el que va al salto de Sallent por el margen derecho de la riera y otro que sale a la derecha del puente colgante siguiendo también el margen derecho. Como en el caso del salto de Sallent, dudábamos si hacerlo o no pero un monitor del campamento de niños, que encontramos en nuestro paseo, nos quitó la duda. Solo se tardaban 15 minutos y el paseo por el río merecía la pena.


Volvimos de nuevo al puente e iniciamos el “Paseo del Carreguel” llamado así por la fuente que se encuentra en el camino. Va bordeando el pueblo siguiendo el curso del río y de las grandes paredes naturales de roca.



Es un paseo muy bonito y sombreado en el que a veces caminamos debajo de grandes moles de piedra.  Vamos escuchando el murmullo del agua y dejamos a la izquierda el camino que lleva de nuevo al pueblo, atravesando el río por el puente medieval de Can Badaire (primer itinerario)



Seguimos el sendero de piedra que asciende rodeado de vegetación hasta alcanzar la ermita dedicada a Santa Magdalena. Es barroca, del siglo XVII y con un solo ojo en la espadaña. Según leemos en el cartel indicador fue restaurada en 1973 y su fiesta es el 22 de julio.



Las vistas de Rupit desde aquí son espectaculares pudiéndose ver la roca donde se alzaba el castillo y que constituía una verdadera defensa natural.


Después de disfrutar de este bello paisaje sin la presencia de nadie, volvimos de nuevo por el mismo camino hacia el puente colgante y hacia el aparcamiento donde habiámos dejado el coche.




Antes de pagar los dos euros para subir la barrera y marchar, subimos a lo alto de un roca para contemplar nuevamente la silueta de Rupit, esta vez desde otro ángulo distinto.


13 comentarios:

  1. ¡¡Bellísimos paisajes, toda un pasada!! ¡¡Abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Excelente como captaste la esencia de este bello pueblo y los hermosos parajes que le rodean. he hecho las rutas de las que hablas y son muy sencillas y bonitas. Muchas gracias y saludos viajeros!!

    ResponderEliminar
  3. Un sitio muy emblemático. Es sorprendente cómo ha logrado conservarse. Espectacular, el paisaje, el puente, las rutas sugeridas. Me encantó este paseo. Gracias, chicos.

    ResponderEliminar

  4. Gracias a vosotros por pasaros por aquí a comentar! Ahora no puedo corresponderos pero en cuanto pueda, lo haré.
    Yo me quedé con ganas de inspeccionar un poco más la zona y hacer la ruta de Sallent. Siempre me gustó ver saltos o cascadas.
    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Un lugar precioso!!! Estuvimos hace poco y nos pareció como sacado de un cuento. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Pasear por esas calles medievales, tan bien conservadas, es una experiencia mágica. Te hace irte del tiempo actual y viajar el pasado, mientras oyes resonar tus pasos por el empedrado. Perderte por esos entornos naturales, tan bellos, que te llenan de energía, es algo que siempre nos gusta hacer. Te deja nuevo. Me quedo con el nombre, Rupit y con la comarca de Osona, como nuevos destinos a conocer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha parecido un pueblo muy bonito y el paseo por la orilla del río es encantador.
    No conocía yo esta zona.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito Rubit!!! Y si que hay cosas de este pueblo representadas en el Pueblo Español!! La verdad es que cuando lo visité en Barcelona no me fijé en esos detallitos!
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Glad to have found your site. Keep up the good work! DB Product Review

    ResponderEliminar
  10. Que maravilla de pueblos y paisajes, nunca había oido hablar de ellos pero tomo nota porque me han encantado.
    Te sigo. Un saludo
    Carmen http://deviajeyrutas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado! Los pueblos así son mis favoritos. No había oído nunca hablar de Rupit, y ahora estoy deseando conocerlo. Se me ha dado un aire a Albarracín jejeje. Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Lo visité de niña, y ahora que he visto tu entrada estoy con ganas locas de volver a ir con mi hijo y marido.
    Hemos adquirido una furgoneta de segunda mano en www.motormain.es y nuestra intención es camperizarla para poder hacer viajes como estos.
    Saludos y gracias por descubrirnos lugares tan magníficos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...