3/3/13

Cataratas de Marmore


Las Cataratas de Marmore, unas de las cataratas artificiales más altas de Europa, se encuentran a 7,5 kilómetros de Terni,  al noreste de Roma y  en la región de Umbría. 



 Sobre estas impresionantes cataratas circulan varias leyendas relacionadas con el amor eterno, debido a que Terni se le conoce también como Ciudad de los Enamorados porque San Valentín estuvo de obispo allí.
Una de ellas cuenta que una ninfa de nombre Nera se enamoró de un pastor llamado Vellino (como el río) y Juno, diosa del Olimpo, celosa de este amor, convirtió a Nera en un río por lo que Vellino tuvo que saltar desde el acantilado Marmore para ir detrás de ella. Otra versión cuenta que  Vellino estaba enamorado de una ninfa que hacía caso omiso de su amor, y un día que estaba bañándose en el río saltó del acantilado para unirse a ella.


 Son de época romana y se realizaron para evitar el estancamiento que producía el río Vellino en la meseta ante la ausencia de cauce por el que discurrir. Crearon un canal para que el río vertiera sus aguas por el acantilado directamente al río Neri, afluente del Tiber.
 Está compuesta de tres saltos con una longitud total de 165 metros y hoy es explotada para la producción de energía eléctrica por lo que no está siempre activa, depende de unos horarios.




Desde el aparcamiento, en el que había un par de autos más, ya se veía la espectacularidad de la catarata así es que nos fuimos a comprar las entradas. Mientras esperábamos que nos atendieran me pareció leer que organizaban actividades para los niños.





Tienen organizado el paseo y  la visita a los miradores con cinco senderos de distintos grados de dificultad y duración . Están bien señalizados con vallas de madera que junto a la vegetación exuberante constituyen un botánico con balcones naturales a las cataratas. 





Uno de ellos con el nombre "de los enamorados" para reafirmar las leyendas y en otro, pasado un túnel, la fuerza del agua te salpica  llegando a calarte. Es divertido, a la vez que refrescante, aceptar la bendición del agua.  Hoy ha hecho 43 grados, y no es ninguna broma.





Me recuerda  a "Desnudo bajando una escalera " de Duchamps
La vista es muy espectacular porque a la espuma blanca que se forma en la caída se une la densa niebla entre la que aparece el arco iris y todo ello acompañado del rugido de las aguas.




El aparcamiento es bastante grande (42°33'24.79"N  12°43'12.22"E) y las autocaravanas se disponían a pasar  la noche  pero nosotros  queríamos ver Perugia al día siguiente y nos fuimos a dormir allí.




Preparados para hacer rafting

Antes de marchar hemos comprado un montón de pasta de distintas clases y nos han regalado amablemente hielo para meter en una jarra, a modo de champañera, para poder enfriar las cervezas. El frigorífico con estos calores enfría solamente lo suficiente para mantener los alimentos. Hoy meteremos una botella de champán para celebrar el cumple de Jesús, 19 años.


Precios 2010:
Entrada Cataratas: 7 euros

12 comentarios:

  1. Que envidia me dais, con la autocaravana os podeis permitir el lujo de perderos en lugares tan chulos como estos...
    Recuerdo a veces con nostalgia mis viajes con autocaravana cuando era pequeña...

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te guste el sitio pero no todo es fácil con la autocaravana. Hay lugares en los que por ignorancia en esta forma de viajar o por otros intereses te prohiben aparcar y te tienes que ir sin verlos. Aún así, a nosotros nos encanta.
    Y de envidia nada, que yo sé que tu puedes hacerlo también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es PRECIOSO!!!! Ni sabia que existian las cataratas artificiales!! Me han encantado todas las fotos y ese contraste con el verde!

    Genial entrada! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Verónica. Yo también me enteré por blogs viajeros del lugar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Estuve en Roma ... y no fui a ese sitio !!!
    Impresionantes las fotos como en todos los post, pero en este destacan las dos con el arcoiris, GUAPISIMAS !!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Wow!! Que bello lugar. Me encantó.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y fresquito! Daba gusto dejarse salpicar por el agua!
      Gracias por tu comentario y un abrazo.

      Eliminar
  7. Que belleza! Me encantaron las leyendas también, aunque sin ellas.. ya es un lugar encantado! Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las leyendas siempre añaden interés a un lugar. Lo miras con otros ojos.
      Estas cataratas, aún siendo artificiales, nos gustaron mucho. El recorrer los distintos senderos y dejarte salpicar en algunos, fue muy divertido.
      Otro abrazo para ti!

      Eliminar
  8. Desconocía por completo que existiese una catarata artificial ; pero aunque l osea sin duda es hermosa! 43 grados, en qué fecha? Yo en Roma pillé 45 grados a la sombra y era asfixante!!!!

    Enamorada de la leyenda y de las imágenes que nos dejas!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era en Julio del 2010. En Roma, en ese mes pasamos muchísimo calor. La vida nos dio la claraboya-ventilador del techo de la autocaravana. Y en la ciudad, no se el agua que llegamos a beber. Aún así, volvería otra vez!!
      Un abrazo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...