6/3/13

Peruggia


Perugia es la capital de Umbría, la ciudad etrusca que luchó junto a otras ciudades italianas contra el imperio romano. Y fue Aníbal el que venciendo con sus tropas en el lago Trasimeno convierte a Perugia en municipio romano. Pasará luego a ser destruida y después favorecida recibiendo el nombre de "Augusta Perugia". En la Edad Media era independiente pero perteneció también, por un breve tiempo, a los lombardos. El Siglo XIV fue el de su esplendor cultural  pero también el de sus luchas sangrientas. En 1540, el Papa Pablo II conquista la ciudad y manda construir como señal de poderío la Rocca Paolina, que será destruida por la población en 1859. Un año más tarde, Perugia pasó a ser del Estado italiano.





Y pasando a nuestra historia, hemos dormido en el área de Perugia (43° 5'52.15"N 12°23'3.94"E)  Un aparcamiento enorme en el que hay toda clase de vehículos.
Día 18

Desde el área hasta el centro de Perugia hay aproximadamente kilómetro y medio de subida y cuando digo subida, quiero decir una cuesta bastante considerable. Al final nos esperan unas escaleras mecánicas para salvar el impresionante desnivel que hay al otro lado de la muralla ya que ocupa la cima de una colina. Todos estos pueblos medievales que visitamos ponen a prueba nuestra resistencia física y nada más empezar el día, solemos hacerlo con "cuestecitas". Las escaleras nos conducen a los amplios pasadizos de la Rocca Paolina o Castillo Papal llenos de  arcos y bóvedas y transformados ahora en calles.






Coinciden las fechas con el Festival de Umbría Jazz y hay carteles y escenarios por todos los espacios de la ciudad. Tienen una exposición muy interesante de todos los carteles del evento de  años anteriores y  cualquier rincón se anima enseguida con música.


Echamos a caminar por  Corso Vannucci que debe su nombre a Pietro Vanucci llamado "El Perugino" y  es la calle principal de la ciudad. Buscábamos la oficina de Turismo y nos topamos con La Piazza IV de Noviembre rodeada por la Catedral, el Edificio del Priori y otros edificios medievales, y en el  centro, la Fontana Maggiore de granito rosa y blanco con estupendas esculturas y bajorelieves de Pisano.




 Mientras me entretengo en hacer fotografías los "jesuses" entran en la Catedral. En la puerta hay dos mujeres sentadas tranquilamente que cuando me dispongo  a entrar, se levantan como si tuvieran un resorte en el trasero y que yo interpreto como   interés en abrirme la puerta para recibir la propina correspondiente. Pero no, me adelantan  como si en ello le fuera la vida y se meten en el interior. Todo esto  me impide fijarme en la prohibición de hacer fotografías y de entrar sin mangas. Me salto las dos prohibiciones y al momento tengo delante de mí a un individuo que me dirige a la salida, me enseña las prohibiciones y con muy mala baba me dice: “cúbrase”. En ese momento  hubiera  querido que me tragara la tierra. Tengo la completa certeza de que las gitanas estaban allí para avisar cuando alguna mujer se dispusiera a entrar sin el  “ debido decoro”(en la fotografía no se ve que tuvieran mucha prisa por entrar). Siempre llevaba en el bolso un  chal fino pero el día anterior lo saqué por algún motivo y lo dejé olvidado.


Decido acercarme a ver la Galería de Arte Nacional, en el Palazzo 
de los Priori, donde hay también una exposición del fotógrafo Steve Mcurry, famoso por ser el autor de la fotografía de la niña afgana que ha dado la vuelta al mundo.


A esta galería se accede por la Calle Vannucci y posee numerosas  obras de gran calidad, desde el siglo XIII al XIX como las de Piero della Francesca, Fray Angélico o el Perugino.







En el interior del Palacio Priori se encuentra también el Colegio del Cambio y en su Sala de la Audiencia hay frescos de Perugino.


El palacio de Priori es el edificio más famoso de Perugia, del siglo XIII aunque con ampliaciones posteriores. En su fachada, con unas  destacadas escaleras y un bonito arco sobre la puerta, se ven las estatuas en bronce símbolo de la ciudad: el Grifo y el León.


        

A la salida nos reunimos de nuevo y hacemos lo mejor que se 
puede hacer en estas ciudades siempre repletas de gente:  paseamos por sus calles, entre sus edificios, como el Palacio del Capitán del Pueblo (Ayuntamiento) o la Universidad Vecchia... 



Miramos el paisaje de Umbria desde las murallas...



Nos adentramos por estrechas callejuelas medievales con altos arcos, relieves y hornacinas...  







vemos el Acueducto del siglo XIII con 5 km. de longitud construido para llevar el agua desde el Monte Pacciano hasta la fontana Maggiori. Desde aquí hay una bonita panorámica.





Nos comemos un trozo de pizza y volvemos a callejear, esta vez 
por calles menos transitadas y estrechas. No hemos visto restos etruscos pero el casco antiguo es un verdadero burgo medieval repleto de toda clase de gente. 


 Nos vamos de allí con la seguridad de dejar muchas cosas importantes sin ver pero en nuestros planes estaba visitar Asís por la tarde.

4 comentarios:

  1. Oooye, qué bonito me pareció, qué ganitas dan de salir a conocer lugares! Además de regalo expo del gran Steve Mcurry, genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Esa gana de salir a recorrer lugares la tengo yo todos los días! Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. Precioso lugar. Entran unas ganas enormes de de visitarlo y perderse en él, además hay mucho que ver y tus fotografías son estupendas. Entiendo tu apuro por lo de la fotografía y el "decoro" pero podrían ser un poco más agradables a la hora de llamar la atención. En cualquier caso, la visita merece la pena. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Hermosas fotografías que le hacen un gran honor a tan hermoso lugar. Esos rincones tan llenos de historia y belleza. La llamada de atención, para mi gusto estuvo de más, hoy las cosas son diferentes, en fin, siempre hay alguien que da la nota, pero el recorrido supera cualquier "molestia"
    Muy buena entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...