20/1/13

LAS ARRIBES DE SALAMANCA

Esta escapada de 3 días la hicimos en el año 2009 por el Parque Natural de las Arribes, que aquí en Salamanca, lo conforman dos comarcas situadas en el oeste y limítrofes con Portugal: 
  • Las Arribes en el norte 
  • y el Abadengo en el sur.
 Son comarcas de una gran belleza paisajística pues el río Duero las cruza antes de entrar en Portugal, descendiendo de una altitud de 630 metros a los 120 metros en la frontera, encajonándose y formando un cañón con paredes verticales de hasta 500 metros. Este espectacular encajonamiento del Duero, obliga a sus afluentes a encajarse profundamente en el terreno formando saltos o cachoneras de gran belleza y profundos cañones. El resultado es una morfología que nadie espera encontrar en estas tierras y que a nadie defrauda.

La denominación es "Las” Arribes en lugar de “Los” Arribes. Los lugareños llaman “arribes” a las pendientes, a menudo repentinas y abruptas, que descienden al río.

Los recursos del Patrimonio Histórico-Monumental son diversos, variados y de gran interés. Algunos los hemos visitado con la autocaravana en esta escapada, otros en excursiones anteriores ( que en otro momento describiré) y otros aún quedaron pendientes:

  • Restos arqueológicos: Dólmenes y verracos y Castros como el de Yecla, Las Merchanas y el del Castillo, entre otros. Forman parte de la Ruta de Castros y Verracos, que une Avila con el Norte de Portugal.
  • Fortificaciones militares: En Ledesma, San Felices de los Gallegos, Sobradillo
  • Instalaciones hidroeléctricas: Las presas y centrales de Almendra, Villarino, Aldeadávila y Saucelle.
  • Navegabilidad fluvial:  Paseos turísticos en barco por el Duero, desde la playa del Rostro en Aldeadávila de la Ribera y en Vilvestre. También está el muelle de Vega Terrón, pero éste no he comprobado que funcione.
  • Riqueza histórico monumental: Puentes, iglesias, restos de castillos y ermitas en lugares privilegiados como la de Pereña.
 Una de las cosas que me he dado cuenta en esta visita a Las Arribes es que se acaban los calificativos para describir las imágenes que proyectan estas tierras. La belleza, la espectacularidad, el asombro y la grandiosidad son de tales magnitudes que lo mejor es disfrutar contemplándolas.
En todo el recorrido visitaremos dos castros, varios pueblos y haremos rutas sencillas caminando para acercarnos a los miradores o balcones sobre el Duero.

Nuestra ruta comienza en el

Castro del Castillo  (SALDEANA)

Nada más pasar Vitigudino, a unos 5 Km., cogemos la carretera de Guadamiro y Barruecopardo. Creo que es mejor ir por Lumbrales puesto que ésta nos lleva a Saldana por una carretera que parecía un carril bici. 

Aparcamos la auto en el inicio del recorrido y completamos el trayecto hasta el castro por un camino lleno de piedras brillantes de mica. El castro te da la bienvenida con las piedras hincadas. Ocupan toda la superficie delantera del mismo, con un radio de unos 100m., y que forman un conglomerado defensivo de primer orden.



Lo más atractivo del castro lo ofrece su emplazamiento.
Está rodeado por agua, como una península. Por el oeste el Arroyo Grandepor el sur y el este el río Huebra. Si a eso le añadimos que estas aguas discurren  por unos cajones de piedra  cuyos fondos están a más de cien metros de profundidad del castro, tendremos entonces todos los ingredientes necesarios para imaginarnos una visita tan sugerente como la que ofrece la realización del recorrido que existe alrededor  del  mismo, y cuyo itinerario encontramos en el panel informativo situado en el lugar de las piedras hincadas, con la denominación de “Sendero de los Molinos y los Miradores”.




El recorrido marca 2,5 Km. y la dificultad del mismo es media-alta aunque a mí no me pareció para tanto. La verdad es que el camino ofrece unas vistas increíbles. Las mismas que se pueden ver desde los dos miradores “oficiales” que presenta el sendero.





Finalmente, nos acercamos al merendero situado al lado de un par de molinos restaurados, al pie del Arroyo Grande. Un lugar muy agradable para pasar el día.




De vuelta a la auto pasamos por antiguos chozos:





y nos vamos en busca del segundo castro del día, el de


Las Merchanas

Está situado en el término de BERMELLAR, aunque en los mapas y  los folletos turísticos lo encuadran en el de Lumbrales. Camino del castro, en la bifurcación que se encuentra a la salida del Puente Resbala tomamos la carretera de Lumbrales en lugar de la de Bermellar, que te lleva directamente.



Aprovechando el paso por LUMBRALES nos dirigimos a la oficina de Turismo, situada enfrente del Ayuntamiento y con un verraco en la puerta,  pero estaba cerrada. De vuelta a la auto pasamos por la plaza mayor donde está la Torre del Reloj, el edificio más emblemático del municipio, antes cárcel y ahora museo arqueológico.


Tomamos rumbo al castro de Las Merchanas y a unos 5 Km. encontramos el desvío, un camino rural que te lleva al aparcamiento y desde el que se inicia el recorrido musealizado, con instalaciones que nos enseñan cosas de la prehistoria y del medio natural. Muy pronto se llega a un lugar donde hay dos caminos, es aconsejable tomar el de la derecha que te lleva hasta el Mirador del Castro en el que hay paneles informativos, ilustraciones y catalejos.








Desde allí se baja al castro, pasando por el Molino del Tío Justo, y se siguen las informaciones de los paneles. Durante el recorrido veremos las murallas, la puerta de entrada, restos de un muro romano y las piedras hincadas; en una superficie aproximada de 10 Ha. El regreso se hace por el camino de la derecha que se corresponde con el que dejamos a la izquierda anteriormente.
Lo más llamativo de este castro es la belleza del enclave con el río Camaces pasando a sus pies.







De ahí regresamos a Lumbrales, con el permiso de las vacas que circulaban por el camino rural y nos dirigimos a SOBRADILLO  en el que destaca  su símbolo: La torre del homenaje que formó parte del castillo situado en la línea defensiva frente a Portugal. Aparcamos   en la plaza mayor donde se encuentra la iglesia  con un arco de medio punto en su entrada. Nos llevamos de recuerdo uno de los monumentos más importantes: el queso de Sobradillo.



Después nos vamos a LA FREGENEDA que es el extremo más occidental de Salamanca y la última estación ferroviaria que había antes de la frontera, cuando funcionaba el tren que comunicaba Boadilla con Barça d’Alva. Este trayecto de 17 kilómetros, ha quedado como ruta turística, la Ruta de los Túneles, en un marco precioso y con una infraestructura ferroviaria de lo más impresionante, con 20 túneles y 13 viaductos metálicos. Es una ruta que dejamos  para otra ocasión con más tiempo y mejor preparación.

Bajamos al muelle de Vega Terrón y cruzamos hasta BARCA D´ALVA (Portugal) por el puente sobre el Águeda paralelo a uno de la vía férrea que comenté antes. Desde este punto, a través del núcleo ferroviario de Pocinho, se llega hasta el Atlántico en Oporto.




Bueno, el día se estaba acabando y había que buscar un lugar para pernoctar, volvimos para atrás y paramos en HINOJOSA DEL DUERO, cabeza del Abadengo, llamado así por ser la jurisdicción del Abadón (Abad de los Templarios).  Asentamos el castro en un parque tranquilo y silencioso en el que se encuentra la residencia de sabios del lugar, a la entrada del pueblo.

2ª Parte de las Arribes: Rutas y miradores de Hinojosa, Vilvestre y Mieza












13 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho...esta parte de Salamanca la conozco y me encanta!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias. A mí también me gusta mucho.
    Las Arribes es que tiene un paisaje espectacular con el Duero encajonado.

    ResponderEliminar
  3. A mí también me ha gustado, ya iré leyendo otros artículo, poco a poco. jejejeee, me falta tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si es que nos falta tiempo para escribir, leer, publicar, comentar,corregir, contestar...!jeje

      Eliminar
  4. Visitar sus pueblos y descubrir y recorrer sus castros, algunos tramos de la antigua ruta ferroviaria de La Fregeneda y el Parque Natural de las Arribes del Duero es una magnifica experiencia, sobre todo en primavera y otoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tramos de la ruta ferroviaria que coinciden con los puentes me han dicho que es espectacular pero de mucho riesgo y no sé si han cerrado el paso.
      Lo que creo que van a cerrar es el tren que va a Oporto. Tenemos que intentar antes, hacer el trayecto hasta Pocinho.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Pase por esos lugares sin parar a mirar, prometo llevar a mi hijo YA, que bien explicado y bonitas fotos. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guillermo. En este caso hay que darse una segunda oportunidad y si es con hijo, mejor. Hay unas rutas muy bonitas y un ambiente muy rutal. Se ven muchas clases de animales, dificil de ver para los niños de capital.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. No los conozco pero con éstas imágenes me ha apetecido un montón apuntármelo a los viajes pendientes. Me encanta el entorno del merendero. Muchas gracias. Un saludo viajero:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por pasarte por aquí. Si vienes no te arrepentirás. Solo el paisaje es ya una maravilla. Un abrazo.

      Eliminar
  7. A través de ti estoy conociendo tantos lugares de España que me encanta. Así que me dejo llevar por tus entradas y me asomo a rincones que no conocía. Así que gracias, me gusta realmente salir a pasear contigo en autocaravana o sin ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te imaginas lo que me gusta a mí conocer otras civilizaciones de tu mano, el enfoque que le das y el sentimiento que le pones. De las fotografías ya ni hablamos. Yo si que estoy agradecida de poder hacer contigo rutas que sé que nunca haré de otra forma. Un abrazote!

      Eliminar
    2. Gracias Pilar, viniendo de ti, gracias. Por cierto, por no gustarte redactar en la escuela.... serías de 10 ahora! Qué bueno tanto pasear!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...