17/11/13

Vegacervera, las Hoces y Astorga después de esquiar

Vegacervera

Nos acercamos a Vegacervera después de esquiar en la estación de San Isidro.  Tenemos allí unos amigos que nos tienen acostumbrados a su cecina, chorizo picante y picadillo así es que fuimos a conocer su pueblo y a comprar sus ricas viandas.


Nada más llegar a Vegacervera vemos el  llamado puente romano, que pudiera ser que su  construcción fuera más moderna y a continuación nos fuimos a por las compras.



Con la compra hecha, nos acercamos a ver la iglesia de la Virgen de las Nieves
Es un templo sencillo y típico de montaña. Al estar cerrada no podemos verla por dentro, ni tampoco su pila bautismal del mil setecientos. Sin embargo pudimos subir a su espadaña



Vegacervera  es la antesala de las Hoces del río Torío y hacia allí nos dirijimos cuando nos encontramos con nuestro amigo.



Dejamos aparcada la "Hurdan" y nos desplazamos por las hoces en su todoterreno.


Hoces del río Torío




Es una travesía con una carretera muy estrecha, con muros verticales y oquedades que enmarcan el cauce del río. Es un tramo verdaderamente  espectacular y bonito y con cuidado, se puede pasar con autocaravana.






Subimos al mirador de la Atalaya, donde se encontraba una autocaravana francesa aparcada, y contemplamos el macizo montañoso que forman las calizas de las hoces y los hayedos de Valporquero.


Mirador de la Atalaya


Las cuevas de Valporquero no las visitamos porque ya lo hicimos en un viaje anterior, cuando Carla era pequeña y estaba de campamento en esta zona.
Volvimos a Vegacervera, donde nos tomamos un café y nos despedimos de nuestro amigo para volver a San Isidro a dormir. Queríamos esquiar de nuevo, y a poder ser, con el mismo tiempo que tuvimos ese día.

Al llegar arriba, a pistas, no encontramos a nadie excepto a los pisters que nos aconsejaron bajar abajo a pernoctar, por lo solitario que se queda el lugar por la noche y también porque la temperatura es más benévola. Al día siguiente, amanece nublado y al subir no se ven ni las pistas. Esperamos hasta las 10 en espera de que la niebla se fuera, pero como persistió, decidimos marchar a conocer Astorga.

Astorga

Es la capital de la comarca de la Maragatería y en ella convergen La Ruta de la Plata y la Ruta Jacobea. Al llegar aparcamos la auto en una plaza grande de tierra en el barrio de San Andrés y al pié de las murallas.




Como muchos de los visitantes empezamos visitando El palacio Episcopal de Gaudí. Fue un obispo catalán el que se lo encargó pero a su muerte abandonó el proyecto por negarse a introducir cambios. No pudimos visitarlo por dentro porque era la hora del cierre. Posee cuatro fachadas separadas por torreones y rodeadas por un foso.
  




Continuamos el paseo hacia la Catedral de Santa María, con diferentes estilos artísticos. La fachada principal, de estilo barroco.



Desde fuera vemos el hospital de peregrinos y pasamos por la Iglesia de Santa Marta, en la que se ve desde el exterior la celda de las emparedadas.



iglesia de Santa Marta

celda de las "emparedadas"
Paseamos por el parque de las murallas romanas que rodean la ciudad y vemos los restos romanos como La Ergástula, que ahora alberga el museo romano,  las termas y parte de la red de alcantarillado, que se puede bajar a visitar.


Pasamos por la Plaza de san Bartolomé y llegamos a la Plaza del Ayuntamiento



El edificio del ayuntamiento es muy bonito y en la espadaña central están los maragatos: "Colás y Colasa" que son las figuras articuladas que, al igual que en Boñar, golpean con un mazo las campanas del reloj para hacerlas sonar.



De vuelta a la auto, compramos mantecados de Astorga, ¡cómo no!, ¡el dulce me puede! Cuando estamos en ruta no entramos a comer en ningún sitio, así es que el postre lo teníamos solucionado con los nicanores y los mantecados. 



Después de comer y de un breve descanso nos acercamos a ver el área de autocaravanas de Astorga, situada al lado de la plaza de toros. Parece un sitio tranquilo para pernoctar. Según el creador, que casualmente pasaba por allí, al lado se encuentra la base del 112. No sé, quizá se encuentre un poco solitario el lugar para mi gusto. Siento no haberle echo una foto.

De vuelta a Salamanca paramos a ver los restos del castillo medieval de Palacios de la Valduera, escenario en Agosto de jornadas poéticas y que se encuentra a 4 kilómetros de La Bañeza. Conserva solo una torre cúbica.





4 comentarios:

  1. ¡Qué recuerdos Astorga! Como hace unos años hicimos el Camino de Santiago, recuerdo con especial intensidad nuestro paso por la provincia de León. Qué bien nos trataron y que variedad de paisajes de punta a punta. El palacio episcopal de Gaudí es increíble ¿verdad?. Una ruta muy bonita y entrañable, gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente nosotros hicimos con la autocaravana el camino de Santiago que va de Astorga hasta pasado Ponferrada. Fue una cosa casual pero pasamos por pueblos muy bonitos. Los paisajes de León es verdad que son muy variados y estupendos. Nosotros como lo tenemos relativamente cerca siempre posponemos el viaje.
      Gracias por vuestro comentario!

      Eliminar
  2. No se como puedes lanzarte a manejar por caminos estrechos con la autocaravana. Hasta en coche normal tendria problemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo por pasarte por aquí. Antes conducía más la autocaravana pero me he vuelto muy comodona y prefiero que conduzca mi marido. Ya he contado que una vez pasando al lado de un barranco en una carretera muy estrechita me bajé al cruzarnos con otro vehículo. Mira que valentía!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...